Si la situación se repite, no hemos aprendido la lección.

“Es típico que me pasa a mí”, “A mí siempre me pasa lo mismo”, “He identificado un patrón en mi”, “La historia se vuelve a repetir”. Son algunas de las frases que con frecuencia repiten muchos de mis pacientes cuando empiezan a contarme cuál es el problema que los llevó a buscar ayuda profesional: ‘Siempre me pasa lo mismo’, es la conclusión general.

 

Preguntarse ‘por qué’ no solamente no da una respuesta sino que además tiende a generar en las personas ansiedad, angustia, desasosiego e incluso rabia. Como bien decía Kant, los problemas no derivan de las respuestas que nos damos sino de las preguntas que nos hacemos. Es por eso que las preguntas del por qué no solamente no tienen respuesta, sino que además de generar un profundo sufrimiento, la posibilidad de encontrar una solución por esta vía de cuestionar lo que ya pasó, generalmente aumenta el problema.

 

Hace unos meses llegó al consultorio un joven muy inteligente y capaz, que a pesar de sus habilidades y cualidades, cargaba un ‘sinsabor’ –como él mismo lo definía- porque “siempre me pasa lo mismo”. Y al decir eso se refería a que siempre que quería tomar un curso, una clase, un seminario o algún otro tipo de actividad que le llamaba la atención, se repetía el mismo patrón: no salían las cosas como él esperaba.

 

“Te voy a dar un par de ejemplos para que me entiendas porque te juro que ya hasta me da risa. Estando en la universidad, quería tomar un curso de fotografía con uno profesor increíble que traían de otra universidad. Inscribí la materia, ya estaba todo listo, y a última hora cancelaron la clase porque el profesor no pudo viajar. Después, había una materia que era un coco en la universidad y todo el mundo decía que lo mejor era meterla con el otro profesor. Me esperé dos semestres para meterla con ese, la metí y a última hora no sé qué problema hubo y quedé con el profesor que era el coco. Ahora, me quiero ir a estudiar a Francia entonces me metí a hacer unos cursos de francés. Había dos opciones de horario: una con un profesor que es francés y otra con un colombiano que habla francés. Me dijeron cuáles eran los horarios y obviamente escogí con el profesor francés. Llegué el día de la clase y se les había olvidado avisarme que la habían tenido que cambiar porque el francés no podía dictarla temprano en la mañana. Entonces quedé con el colombiano y no es por ser mala persona pero la clase es pésima”.

 

Fue esa última situación de las clases de francés la que lo llevó a buscar ayuda: “No es por la clases de francés, es que esta situación me hizo ver que siempre me pasa lo mismo: siempre que quiero hacer algo que me gusta, las cosas no salen. O salen mal. Y si siempre es así creo que de pronto el problema puede ser mío, lo que pasa es que no sé qué hacer”.

 

De manera que empezamos a trabajar en cómo era que había construido ese patrón y se puso en evidencia que su problema era la resignación. Ante cualquiera de las dificultades que se le presentaba, Andrés[1] se resignaba y esperaba a que se presentara otra situación en la que las cosas sí salieran como él esperaba. Pero “sorpresivamente”, la siguiente situación era igual a la anterior y así sucesivamente se repetían los mismos escenarios una y otra vez hasta que él finalmente empezó a pensar que tal vez era él quien tenía el problema y el problema no estaba en las situaciones que se le iban presentando. “Hay algo que yo no estoy haciendo bien, lo que pasa es que no sé qué es”.

 

El problema de Andrés era que ante cualquier situación que no salía como él esperaba, se resignaba, es decir, no hacía nada. Dejaba que la situación pasara porque sentía miedo de enfrentar, de exigir, de tener un conflicto. Como consecuencia, la vida le pasaba por junto y él simplemente estaba esperando a que finalmente por algún milagro, las cosas empezaran a salir como él quería. Ese esa su patrón, su solución intentada disfuncional (Nardone & Watzlawick, 1997): resignarse ante lo que él sentía que no podía cambiar. Pero como bien dijo Alexander Huxley, la realidad no es lo que nos ocurre sino lo que hacemos con lo que nos ocurre.

 

Después de darse cuenta de este patrón, Andrés empezó a identificar situaciones puntuales en las que una vez más, se estaba resignando a aceptar lo que la Vida le ponía. Y al identificarlas empezó a introducir pequeños cambios. El primero de ellos fue ir a hablar con el coordinador de las clases de francés para pedirle que lo cambiara de grupo. Tuvo que esperar dos semanas hasta que se acabara el primer ciclo y después de eso, lo cambiaron. La sensación de fortaleza que ese primer cambio generó en Andrés desencadenó lo que en Estratégica llamamos un efecto avalancha (Balbi & Nardone, 2008). Él pudo empezar a identificar cada vez con mayor facilidad las situaciones en las que su primera tendencia era resignarse y acto seguido, hacía algo de manera consciente para intentar cambiar lo que no le gustaba. Y aunque esto no garantizara que obtuviera el resultado que esperaba, empezó a entender que lo importante no es el resultado, sino el esfuerzo que hacemos para lograrlo, porque es lo único que está en nuestras manos.

 

Estudiar para un examen no garantiza que lo vayamos a pasar. Pero cuando se pierde el mismo examen una y mil veces el problema no es del examen, sino por ejemplo de la técnica de estudio. Y si bien es cierto que muchas cosas en la vida nos pasan y no las escogemos, también es cierto que podemos escoger cómo enfrentarlas y manejarlas. Un patrón que se repite no es otra cosa que una señal de que lo que estamos haciendo no está funcionando. Y también en ese caso podemos verlo como algo negativo o por el contrario, como la mejor señal para darnos cuenta que es momento de empezar a introducir cambios. Y como le ocurrió a Andrés, muchas veces basta muy poco para generar mucho. Lo importante es identificar el punto sobre el cual debemos hacer la fuerza para desencadenar una avalancha. Y así, lograr que el cambio no sólo sea necesario, sino inevitable.

 

 

Ximena Sanz de Santamaria C.

Psicóloga – Psicoterapeuta

MA en Terapia Breve Estratégica.

Twitter: @menasanzdesanta

[1] Nombre dado al consultante para proteger su identidad

20 comentarios
  1. Avatar
    Catalina Dice:

    Buen artículo, la pregunta que me queda es: si ya se es consciente de esto, y sin embargo se sigue «cayendo en el hueco» es decir, yo se que ahí está el hueco pero por mas que intente no dejo de caer en él… Ahí viene la frustración porque antes no se era consciente y se » justifica» la caída pero ahora que ya soy consciente y que se que debo cambiara algo pero no puedo… Esa es la gran pregunta y mi mayor frustración.

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Querida Catalina,

      Tu pregunta es maravillosa porque ese punto en el que estás es el punto en el que nos encontramos muchos: ya sé, pero de qué me sirve saber si no puedo hacer nada diferente? Es difícil ver qué es lo que podrías hacer diferente sobre todo cuando estás en medio del problema. Por eso una estrategia útil es justamente empezar a identificar esas cosas que ya has intentado hacer antes para generar un cambio y que evidentemente no han funcionado (si hubieran funcionado el problema estaría resuelto). Cuáles son esos intentos que has puesto en práctica y que justamente son los que te han llevado a frustrarte porque en vez de ayudarte a resolver el problema, lo han mantenido. Una vez que identifiques lo que no te ha funcionado, tienes el primer paso para empezar a generar un cambio. Todo viaje de mil kilómetros empieza con un primer paso.

      De nuevo, muchas gracias por tu comentario, es supremamente útil y maravilloso!

      Responder
  2. Avatar
    manuel antonio rozo torres Dice:

    Apreciada Doctora;
    Siempre leia sus interesantes artículos que publicaba en la revista semana, y de pronto no volvieron a aparecer y realmente extrañaba su forma de escribir los artículos y lo importante que muchos de ellos resultaron para mi y poder entender un poco mas mi manera de pensar y actuar, como algunos de ellos los guarde para poder releerlos después, pensé escribirle para saber que había pasado con sus positivos comentarios y me encuentro con este pagina, lo cual me causo mucha satisfacción, ya que nuevamente podre leer sus excelentes opiniones
    Dios la bendiga y muchas gracias por labor

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Estimado Manuel,

      Me alegra mucho saber que me sigues y que mis artículos te gustan y te son útiles. Gracias por hacérmelo saber, realmente es una gran motivación recibir comentarios como estos. Aquí en mi página sigo escribiendo cada dos semanas.

      De nuevo, muchas gracias por tu comentario!

      Responder
  3. Avatar
    Marilyn Moreno Dice:

    Hola Doctora Ximena, que rico encontrarla por aquí y que buen articulo, soy la madre de Diana Sofia, he estado en su consultorio con mi esposo. Y creo que mi hija nuevamente anda en crisis y la ha contactado para que la atienda, cosa que me agrada mucho.

    Abrazos

    Responder
  4. Avatar
    Luz Dice:

    Entiendo que el primer paso para generar diferentes resultados es hacer cosas diferentes. Pero ¿qué ocurre cuándo el resultado no depende de ti? ¿Cómo no resignarse cuando hay otra persona implicada?
    Es mi caso en relación a las parejas;he comprendido que huyo y me resigno cuando el otro no se implica en la relación. En este caso, ¿qué puedo hacer sino resignarme? Y una y otra vez topo con hombres que no se comprometen.
    Mi última frustración ha sido con un hombre del que me he enamorado y me ha dejado porque tiene como objetivo ser padre y yo, debido a mi edad, es complicado. ¿QUÉ puedo hacer aquí?
    Muchas gracias

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Muchas gracias por compartir lo que has vivido. Es difícil decirte qué hacer con poco contexto, sería irresponsable de mi parte. Por la manera como trabajo, cuando nos encontramos ante una situación que se repite una y otra vez, lo primero que nos puede ayudar a desbloquear esa situación es identificar lo que en Estratégica llamamos Solución Intentada Disfuncional. Es decir, observa detenidamente y sin castigarte, cuáles han sido tus intentos por tratar de resolver estas desilusiones amorosas, cómo has intentado resolver este problema por el que, si te entiendo, no logras establecer una relación de pareja estable. Qué has intentado hacer hasta el momento para que eso cambie porque lo más probable es que en esos intentos, que seguramente habrás hecho con las mejores intenciones, empieces a encontrar en dónde has “fallado” y sobre ellos, puedas empezar a generar cambios más concretos.

      De nuevo, muchas gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar.

      Responder
  5. Avatar
    Lili Dice:

    Hola me gustó mucho su post pues ami me pasa algo similar pero la diferencia es que ami siempre se me repite el mismo círculo vicioso y estoy harta lo único que quiero esterminar con eso ,la verdad siempre termino reemplazamdo a personas y nunca puedo ser yo…ejemplo una chica se juntaba conmigo y al final era amiga de una conocida mía y termine de reemplazarla osea yo era la conocida y la conoció era yo,toda mi vida eh Sentido eso desde que era pequeña,y mi pregunta es cómo terminó ese ciclo,ahora en mis círculo de estudios y otras partes actúan como yo mis actividades etc y a mí eso me frustra porque son copias dicen lo mismo que yo etc pero tambn es mi culpa porque tambn como eh Reemplazado gente la gente actúa así y eso más que nada necesito ayuda que debo hacer

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Estimada Lili, muchas gracias por comentar el artículo. Me alegra saber que te fue útil y te permitió ver cosas tuyas para que puedas empezar a generar los cambios que necesites.

      Me es difícil responder a tu pregunta sobre cómo romper el círculo vicioso porque tendría que tener más información respecto a cómo se ha construido el problema que vives. Y creo que sería irresponsable de mi parte si te respondo sin tener suficiente información. Sólo me atrevo a decirte que los problemas se construyen y se mantienen en función de lo que hacemos para tratar de solucionarlos.

      Entonces si logras identificar cuáles han sido las estrategias que has intentado poner en práctica para resolver este problema que no han funcionado, ahí vas a encontrar una primera palanca de cambio.

      De nuevo, gracias por tomarte el tiempo de leer y comentar!

      Responder
  6. Avatar
    Nahuel Dice:

    Buenas tardes Ximena. Llegue a este articulo tuyo publicado e 2016, estando hoy en diciembre 2018.

    Si te consulto vas a responder?
    Espero.tu respuesta para comentarte mi caso. Gracias

    Responder
  7. Avatar
    Nahuel Dice:

    En mis relaciones amorosas siempre me terminan dejando despues de años de relación seria y formal, en una semana y sin conversación.
    Ya van las ultimas 2 veces igual.

    No logro identificar que es lo que debo aprender que se repite.

    Si podes ayudarme, pasame.un mail y asi podemos estar en contacto mas fluido. Gracias

    Responder
  8. Avatar
    Kenia Dice:

    Hola Doctora, muchas gracias por su artículo, terminó comprendiendo que tiene razón, en mi caso muy particular soy conformista. Mi historia es la siguiente tuve una relación de largos años y luego de él viajar a Europa en una ocasión determinados q teníamos intereses distintos. Él quería irse definitivo a Europa pero prefiero hacerlo sólo y deshacer la relación. Me recupero de eso y conozco otras personas comienzo otra relación y resulta que mi actual compañero debe viajar a Europa por un año. Sin buscarlo se me repite la misma situación y de alguna manera temo no saber manejarla pq ya Tengo un antecedente que me impulsa a pensar q no va a funcionar. Si me puede recomendar alguna lectura de deconstrucción le estaré agradecida. Saludos

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Estimada Kenia, buenas tardes. Te pido mil disculpas también pues tuve un problema con la página y no me estaban apareciendo los mensajes. Por eso me demoré tanto en responder.
      Me parece muy valiente de tu parte darte cuenta y reconocer que al tener un “antecedente” (como tu misma lo llamas), estás tal vez predispuesta. Libros que a mi me hayan gustado y me parezcan útiles:
      – La Maestría del Amor de Miguel Ruiz
      – Los errores de las mujeres en el amor de Giorgio Nardone
      – El libro del nuevo amor de Nelly ROjas. Personalmente no lo he leído pero me lo han recomendado.
      – El arte de amar de Erik Fromm

      Espero algo de esto pueda ayudarte y servirte.

      Responder
  9. Avatar
    karennn Dice:

    Hola Doctora, primero que nada es la primera vez que comento algun articulo que veo..
    Mi nombre es Karenn y tengo 25 años y siendo sincera no soy de las que entra a foros o asi, pero cabe la coincidencia que ahorita me meti buscando algo con lo que me identificara asi como lo es su articulo
    Me siento en una situacion la cual se ha repetido bastante.Yo en lo personal creo mucho en las vibras tanto buenas como malas… y apenas en diciembre me rompi mi dedo derecho y estuve en recuperacion dos meses
    termine una relacion por completo porque siempre era intermitente muy toxica la cual ya llevaba tres años, cabe mencionar que desde enero empece a salir con alguien mas ,el cuak es basicamente igual de toxico que mi anterir pareja.Esto lo supe porque me enganche mucho y muy rapido y me di cuenta de su actitudes manipuladoras las cuales ya he pasado por ahi…
    Hace dos dias me fracture de nuevo el pie pero ahora el izquierdo,estuve a nada de que fuera cirugia…
    a todo esto voy con que esta situacion se me repitio
    NO SE,PERO QUIERO PENSAR QUE ES COMO UN STOP!
    LA ESTAS REGANDO DE NUEVO…
    cada persona toma el articulo a su parecer… y en lo personal , me gusto mucho gracias

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Estimada Karenn, te pido mil disculpas por haberme demorado TANTO en responderte. Tuve un problema con la página y no estaban llegando los mensajes, en fin. Mil disculpas de nuevo.
      Gracias por tomarte el tiempo de escribir y más aun de compartir lo que estás viviendo. Como tú, creo en “las malas y buenas vibras” y creo también que en eso, nuestra intuición no falla. Por lo mismo, si lo que sientes es que ambas fracturas te están mostrando que nuevamente estás por un camino que te puede hacer daño, si esa es tu intuición, maravilloso que la oigas y la sigas. Siempre podemos equivocarnos, errar, pero al final, también es eso parte de nuestro proceso y es la única manera que tenemos de aprender: equivocarnos, corregir (sin culparnos) y seguir.

      Un abrazo.

      Responder
  10. Avatar
    Daniela Dice:

    He identificado que en mis relaciones amorosas siempre me fijo en personas que cuando ya llevamos tiempo saliendo me dicen que no quieren nada serio conmigo, al principio no me di cuenta, en mi adolescencia estuve enganchada años a alguien que no queria un compromiso , después de el conoci a otro hombre que después de un tiempo de estar juntos me dijo que no quería nada serio ni conmigo ni con nadie igual seguí un año con el ( conoció a alguien y se enamoró) y ahora estoy saliendo con otra persona con la cual sentí que por fin iba a encontrar la estabilidad sentimental con una persona y me acabo de decir que no quería algo serio que las relaciones lo absorben y que quiere estar tranquilo, la verdad volver a escuchar las mismas palabras en otra persona fue como un báldado de agua fría, comprendi que el ciclo volvía y ya no quiero que se repita más

    Responder
    • Ximena Sanz de Santa María
      Ximena Sanz de Santa María Dice:

      Estimada Daniela,

      GRACIAS por compartir de manera tan honesta, abierta y sincera lo que has vivido en tus relaciones de pareja. Es duro y por lo que leo, debe haberlo sido siempre, sin duda. Encariñarse con alguien, empezar a construir una relación y que al final la respuesta sea esa, genera un profundo sufrimiento. Ahora, nunca es tarde para volverse grande ni para cambiar los patrones o programas que hayas construido en relaciones anteriores. Y si ahora, vuelve a repetirse lo mismo, puedes escoger: seguir aceptando esas relaciones, seguir con esta persona hasta que eventualmente vuelva a reafirmar lo mismo y tu vuelvas a sentir un fracaso encima, o puedes ser tu quien tome la decisión de apartarte justamente por tener claro lo que TU quieres. Y si entiendo bien, lo que quieres es justamente una relación, un compromiso, un vínculo sobre el cual puedas empezar a construir con el otro en la cotidianidad sabiendo que si bien el futuro es incierto, el objetivo presente es el mismo: ESTAR JUNTOS.
      Si es así y te entendí bien, creo que se te presenta una maravillosa oportunidad para romper ese programa, ese patrón. Es difícil, requiere de esfuerzo y constancia, más aun cuando es una decisión que se toma desde lo racional cuando lo emocional aun no suelta y no deja ir. Pero basta con el primer paso para empezar a recorrer 1000km de distancia. Así que adelante con ese primer paso para que puedas empezar a cambiar el patrón que has construido hasta ahora.

      De nuevo, todo mi agradecimiento por compartir tu vivencia de manera tan honesta.

      Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *