Encontrarle un sentido a la vida

«Aunque lo pienso y me lo pregunto con mucha frecuencia, no logro encontrar cuál es el sentido de la vida”. Como este paciente, son cada vez más las personas –no sólo pacientes- que están en una constante búsqueda de un sentido para su vida. Personas de todas las edades –adolescentes, adultos jóvenes, mayores e incluso niños- que empiezan a preguntarse “para qué estoy aquí”, y se angustian al sentir que no encuentran una respuesta que les haga sentido. Es ahí donde empiezan a cuestionarse sobre lo que ha sido su vida (pasado) y/o sobre lo que va a ser (futuro). Muchas veces, al no encontrar esa respuesta, optan por el suicidio.

Hace unos años me encontré con una persona que al salir de una entrevista de trabajo, a pesar de haber sido contratada, no sabía si “valía la pena vivir o no”. “Una de las cosas que me preguntaron fue cuál es el sentido de mi vida y aunque respondí para no perder la entrevista, no tengo una respuesta. Si a esta edad mi vida no tiene sentido, ¿para qué seguir viviendo?” Mientras conversábamos al respecto, ella empezó a mirar hacia atrás en su vida tratando de encontrar en qué momento había perdido el sentido de vivir. Poco a poco se fue dando cuenta de que no sólo no lo había encontrado, sino que el problema real era que siempre lo había buscado en cosas externas: ser una excelente profesional, tener un buen salario, tener vivienda propia, pagarse ella misma su postgrado, formar una familia, entre muchas otras cosas. Y lo que fue más duro para ella fue descubrir que muchas de esas cosas ya las había conseguido y aun así, seguía sintiendo que su vida no tenía mucho sentido.

Recientemente llegó a mi consultorio una joven empresaria inteligente, bonita, estable económicamente, con una familia que ella misma definió como “espectacular”. Sin embargo, llegó emocionalmente devastada porque el novio –con el que pensó que se iba a casar-, había decidido terminar la relación. Me decía que para ella había sido muy inesperado, pues aunque llevaban varios meses peleando con mucha frecuencia, nunca pensó que esto se convirtiera en una razón para terminar. Me contaba que había intentado convencerlo de todas las maneras para que no terminaran, para que se dieran otra oportunidad, argumentando que tenían una relación muy positiva en la había mucho más que sólo conflictos. Pero él ya había tomado su decisión y ahí se mantuvo. “Después de dos horas y medida de conversación en la que yo le rogué para que no termináramos, finalmente me fui. Salí a caminar para tratar de entender lo que me estaba pasando, de digerir la noticia. Y me di cuenta de que no tengo nada. El sentido de mi vida era él y al irse, se lo llevó. Mi vida no tiene sentido, siento que no puedo más, que no quiero vivir más”.

Aunque los motivos por los cuales estas personas no le encuentran sentido a su vida son distintos, todos tienen una cosa en común: la búsqueda de ese sentido en algo externo -un cargo laboral, un salario, un apartamento, un viaje, una pareja, entre otras-. Eso permite comprender que si ese algo no está, si se pierde el cargo laboral o incluso si se alcanza, la siguiente pregunta sea: ¿y ahora qué? Muchas veces cuando ya se han logrado todas esas cosas que supuestamente le dan sentido a la vida -el trabajo, la pareja, el salario, el viaje en vacaciones, el apartamento propio, el postgrado, etc.- es, paradójicamente, el momento en que las personas se detienen a preguntarse cuál es el sentido real de la vida si, a pesar de “tenerlo todo”, lo que sienten es un enorme vacío. En ese momento resurge, ya con un sentido mucho más profundo y perturbador, la misma pregunta: ¿cuál es el sentido de la vida?

Tener aspiraciones, sueños, proyectarse a un futuro y ponerse metas para alcanzar es maravilloso. Para cualquier persona es muy satisfactorio alcanzar las metas planeadas. El problema está en que si esas metas son siempre cosas externas, en el momento en el que se alcanzan –o no se alcanzan- es tal la sensación de frustración y fracaso, que muchos se sienten incapaces de volver a ponerse otra meta, motivo por el cual acaban renunciando a la vida. Si no tiene sentido o si todo el sentido que tenía ya fue, ¿qué sigue?

Si bien este “tipo” de metas y aspiraciones son importantes a determinado nivel, si son las únicas, la vida nunca adquirirá un verdadero sentido. Sea porque no se alcanzan o porque al alcanzarlas, no se sabe hacia dónde seguir. Es por eso que el sentido de vida de cada persona depende de sí misma. No en vano a lo largo de la historia los grandes sabios y maestros espirituales han dicho que lo único importante en la vida de cada persona es el trabajo que haga consigo misma. Más allá de la acumulación de dinero, de riqueza, de relaciones, de amistades, en fin, de cosas que, como comienzan y acaban, dejan una mayor sensación de vacío, lo realmente importante es que cada persona desarrolle la capacidad de trabajar en sí misma: de mejorar el mal genio, las reacciones explosivas, de superar los miedos, sobrepasar los rencores, saber pedir disculpas y saber perdonar; dejar de hablar mal de otras personas, de criticar a los demás, trabajar en la envidia que por momentos todos sentimos. Aprender a desearles el bien a otras personas que no nos caen bien, saber cuándo guardar silencio y cuándo decir lo que pensamos de la manera más apropiada.

Todos los seres humanos compartimos las mismas debilidades en mayor o menor medida. La diferencia está en que algunos ya han empezado a trabajar en sí mismos, lo que sin duda por momentos genera dolor y es difícil; pero ir mejorando esas debilidades es lo que le va dando un verdadero sentido a la vida. “El día que me agarré con mi mamá y logré controlarme y no gritarle, ¡fue lo mejor! Después me sentía tranquila, no me sentía culpable porque no le hice daño a ella ni a mí tampoco. Me siento tranquila con cosas así y siento que la vida tiene un sentido, que vale la pena”. Para esta paciente una de sus mayores debilidades era que reaccionaba de manera agresiva con las personas a las que más quería, causándoles mucho dolor daño. Aunque después pedía perdón, llegó un punto en el que se dio cuenta que pedir perdón era insuficiente, que lo que necesitaba era aprender a comportarse diferente.

Como ella, cada persona sabe cuáles son sus debilidades, que son también las mejores oportunidades para trabajar en si misma, siendo este el camino para encontrarle un sentido a la propia vida. Nadie puede cambiar por uno, así como nada ni nadie nos puede privar de la satisfacción que nos produce ver los cambios que vamos logrando. De manera que entre mayores sean las debilidades, mayores son las oportunidades para que cada persona vaya encontrándole un sentido a su propia vida. Un sentido que deja de depender de los demás, de las cosas materiales y de los “ideales” de la sociedad, -“ideales” que son la mayor causa del sufrimiento y la angustia que llevan a tantas personas a sentir que la única salida es el suicidio-. El trabajo en uno mismo es lo que nos permite descubrir ¡el maravilloso sentido que tiene vivir! Y es algo que, por fortuna, sólo depende de uno mismo.

Ximena Sanz de Santamaria C.
Psicóloga – Psicoterapeuta Estratégica
ximena@breveterapia.com
www.breveterapia.com

Artículo publicado en Semana.com el 21 de febrero de 2012

23 comentarios
  1. Avatar
    Layla Dice:

    Ximena, me encantan tus posts. Este en especial, porque aunque uno sabe que debe centrarse en mejorar sus debilidades, a veces nos dejamos llevar por los ideales de la sociedad, que como tu dices, solo generan vacío. Muchas gracias, me gustaría que hablaras de cómo poder lograr ese mejoramiento personal, pues me he propuesto muchas veces mejorar ciertos aspectos de mi, pero se me hace muy complicado. Creo que lo primordial es tener consciencia de sí mismo, pero pasar a la acción es complejo; la fuerza de voluntad es imprescindible, pero a mi parecer, muy difícil de adquirir.
    Muchas gracias!

    Responder
    • Ximena Sanz de Santamaria
      Ximena Sanz de Santamaria Dice:

      Estimada Layla,
      Muchas gracias por tu comentario y por tomarte el tiempo de leer el artículo. Comprendo muy bien tu dificultad al intentar pasar las cosas de lo «teórico» a lo «práctico». Todos sabemos muchas cosas pero saberlas no significa que seamos capaces de hacerlas. Parte de lo que veo en mi trabajo personal y en el trabajo con los pacientes es que lo más importante es, después de hacer conciencia respecto a lo que uno quiere cambiar (cosa que entiendo tú ya hiciste), empezar por las cosas más sencillas, las más cotidianas que muchas veces pueden parecer insignificantes, pero una detrás de otra acaban generando grandes cambios habiendo hecho sólo las cosas más sencillas. Tendré en cuenta tu sugerencia!

      Responder
  2. Avatar
    NORMA LILIANA PILLIMUE Dice:

    Muchas Gracias, Me gusto mucho el articulo por que hace dias vivo reflexionando acerca de la misma pregunta y he llegado a la conclusion de que no es las cosas materiales, ni los cargos, ni los poderes, es la actitud positiva y propositiva frente a una situacion dificil que se nos presente, trabajar nuestro interior no es facil, pero si miro atras veo en que falle, como me comporte, que dije a quien hice sentir mal, voy analizando perdonandome y haciendo referencia en no volverlo hacer y si reincido volver hacer el ejercicio, pedir disculpas tratar que de nuestra boca solo salgan palabra de animo para el otro o la otra y uno ve la diferencia.

    Responder
    • Ximena Sanz de Santamaria
      Ximena Sanz de Santamaria Dice:

      Norma, buenas tardes.
      Estamos de acuerdo: trabajar en nuestro interior no es fácil. No en vano el mundo actual está encaminado a las cosas externas porque el mayor desafío -y al mismo tiempo el mayor beneficio- lo obtenemos de nuestro trabajo en nosotros mismos. Creo que es un trabajo para toda la vida pues muchas veces uno «reincide» (como tú dices) en sus errores. Lo importante, más allá de cometerlos o de reincidir, es ser capaces de superarlos y como bien dices tú, con una actitud positiva y propositiva. Muchas gracias por tu comentario!

      Responder
  3. Avatar
    Alejandro Wiedemann Dice:

    Esta es un area que he estado trabajando, aunque en ocasiones no lo he conseguido si he hecho pequeños cambios y he ganado pequeñas batallas contra mis malos habitos, que en conjunto son un gran tesoro, gracias por escribir y por darme un nuevo aliento para continuar conociendome y cambiando.

    Responder
  4. Avatar
    MAGDA PEDRAZA SALINAS Dice:

    Buenas Tardes, hoy he leído gran parte de las breves terapias, y me doy cuenta q siempre tratamos de buscar la eterna felicidad en personas o en lugares, ponemos nuestra felicidad sobre lo efímero; hoy tengo 35 años, soy soltera y sin hijos, aun vivo con mi mama, y aunque tengo mi novio mucho menor q yo aún es muy difícil poder encontrarle sentido a la vida, encontrarme conmigo misma, y entender q mi felicidad no depende de nadie, solo de mi actitud frente a la vida, hay q dejar de pensar en lo q pudo ser y no fué, pero es ahí, justamente donde encuentro mil dificultades, talvez necesite unas cuantas terapias¡¡¡ Pues a pesar de tener casi todo, no tengo nada¡

    Responder
  5. Avatar
    Aghata Dice:

    Es muy cierto todo lo que dice el articulo, siempre estamos buscando cosas materiales para mostrar, porque nos gusta vivir en comunidad, vivimos rodeados de personas y desgraciadamente la sociedad es consumista y estamos acostumbrados a que se nos respete y valore de acuerdo al nivel de vida que llevemos a lo que hayamos podido obtener materialmente, por eso es tan difícil trabajar en nosotros mismos porque no nos valoramos, no sabemos como ser suficientes para crear nuestro bienestar y no depender de los demás para sentirse bien, aceptados, queridos etc.. Me encantaría sentirme mejor conmigo misma, voy a intentar mejorar como persona, ser mas comprensible, bajarle al mal genio, espero que esto ayude.

    Responder
    • Avatar
      ximena Dice:

      Muchas gracias por tu comentario. Muy importante lo que dices respecto a empezar el trabajo en ti. Hacerlo a través de cosas cotidianas como bajarle al mal genio y en general ser más comprensiva contigo misma, es un primer paso que te permitirá después hacer otros cambios más grandes. Todo viaje de mil kilómetros empieza con el primer paso!
      ___
      Ximena Sanz de Santamaria C.
      Psicóloga-Psicoterapeuta
      Terapia Breve Estratégica
      Teléfono: 2480829
      http://www.breveterapia.com

      Responder
  6. Avatar
    rosario araujo Dice:

    pues, yo soy una persona, muy preocupada, me colapso en las cosas que tengo que hacer, mi mente trabaja en todo lo que tengo que hacer, tambien me afecta el miedo, y me han pasado cosas que me han hecho mucho daño. el no poder tener mas hijos, ya que he tenido dos predidas de bebes y eso me tiene mal entre otras cosas

    Responder
  7. Avatar
    Arestro Dice:

    Me han encantado tus comentarios, al igual que las de las personas que han respondido contando sus sensaciones, porque me siento absolutamente identificado con lo que han comentado. Creo que cada vez somos más personas insatisfechas con los convencionalismos actuales y desorientadas porque no encontramos alternativas satisfactorias en la sociedad, además de padecer cierta estigmatización por no llevar una vida al uso. Sin duda lo mejor es interpretar la película de tu propia vida, ser valiente para resistir las miradas horrorizadas del entorno.
    Al igual que otros me encuentro solo (he perdido mi pareja, mi trabajo, y sinceramente no sintonizaba completamente con las actitudes de vida de muchos de amigos y conocidos).
    Ahora sólo creo que lo único que me queda es ser atrevido, ser valiente, ser osado. Transformar la energía autodestructiva en osadía, salir del cuadrado de lo mismo de siempre para vivir la aventura de la vida que me gustaría llevar. Conocer mucha gente, interesante, alternativa y probar experiencias enriquecedoras espiritualmente: mediatación, ejercicio físico, salud, yoga, aprender a perdonar como tú bien dices (incluyéndo a uno mismo), aprender a desear la felicidad a todos (la que ellos elijan).
    Nuevamente gracias por tu post.
    Saludos

    Responder
  8. Avatar
    Janneth Paola Dice:

    A veces no es solo que buscamos afuera sino que no vemos lo que tenemos, seres queridos, nuestros talentos, nuestra historia personal y vamos por el mundo huyendo de nosotros mismos, corriendo, pensando que así alcanzaremos un sentido a nuestras vidas, gracias por estos análisis que nos despejan un poco, para parar y empezar otra vez por lo poco, por lo pequeño, por nosotros mismos.

    Responder
    • Avatar
      Ximena Dice:

      Muchas gracias. Me alegra mucho saber que estos articulos generan un
      «pare» en la vida diaria para detenerse a pensar, valorar y agradecer todas
      las cosas que mencionas. Cosas que tenemos y que por esta buscando
      afuera, dejamos de ver. Ximena.

      Responder
  9. Avatar
    Lu Dice:

    Ximena, buenos días. Tu post me hizo pensar mucho en lo que me está pasando, casi por no decir, que era de mi de quien hablabas jaja. Hace 2 meses termine una relacion de 3 años, con quien pense era la persona que iba a pasar el resto de mi vida. Terminamos por mi pareja necesitaba encontrarse a si misma, porque no queria hacerme daño, y que esta vez debía pensar en ella. Me siento perdida y sin rumbo. Esto q describis es exactamente lo que siento, solo que no se para donde correr o dirigirme, podrías darme algun consejo?

    muchas gracias!

    Responder
  10. Avatar
    mariluz Dice:

    Me gustó mucho leer tu artículo, pero se puede mejorar sola? realmente no se por donde empezar..Siento que estar o no en esta vida da lo mismo, no hago la diferencia para nada. Mi existencia no es mas que ocupacion de espacio, ya ni siquiera me deprime, solo que me exaspera no servir para nada.

    Responder
    • Avatar
      Ximena Dice:

      Empieza por lo más sencillo, que es diferente para cada persona, en cada contexto. Los cambios grandes generan grandes resistencias y no es en los grandes cambios donde encuentras las respuestas. No puedo responderte tu pregunta sobre si «se puede mejorar sola». Eso es algo que cada uno va sintiendo en función de lo que va viviendo, de los problemas que se le van presentando y de las soluciones que va encontrando. Gracias por tu mensaje.

      Responder
  11. Avatar
    Veronica Garza Dice:

    Hola, soy de Monterrey, mujer profesionista exitosa hasta hace un tiempo todo lo que me proponia lo lograba sin dificultad, me llamo mucho la atencion este articulo pero honestamente aun sigo sin entender el porque mi vida no tiene sentido, hace 9 anos perdi a mi esposo se fue con otra mujer, lo espere durante 6 anos nunca deje de amarlo, empezamos a escuchar platicas, leer libros y finalmente pudimos superar nuestras diferencias, teniamos planeado volver a vivir juntos por fin mi sueno se haria realidad y les dariamos la sorpresa a nuestros hijos, lamentablemente una semana antes de que el regresara a casa lo secuestraron y jamas volvi a saber de el, si ya vivia triste por su perdida ahora definitivamente jamas volvi a sonreir, cuando el desaparecio tome a mis hijos y me los lleve a vivir a otro pais donde ellos pudieran crecer salvos, me volvi a casar con un hombre al cual conoci por internet y tuve suerte porque es muy buena persona, no me da ni un solo problema vivo muy tranquila pero sigo sin hayarle sentido a la vida, no soy feliz, no sonrio, no salgo solo me dedico a trabajar y dormir. No se que hacer para salir de este hoyo siempre me levante de lsa caidas que la vida me ha dado pero me he dado cuenta en las ultimas 3 semanas que estoy vacia y muerta en vida. =(

    Responder
    • Avatar
      Ximena Dice:

      Hola, muchas gracias por tu mensaje y por la valentía de compartir las experiencias duras que has vivido. El sentido de la vida lo encuentra cada persona, se lo da cada persona a su vida propia. Cuando no lo encontramos, el problema no es lo que estamos buscando, sino dónde y cómo lo estamos buscando. Muchas veces lo que hacemos con la mejor intención, genera un efecto completamente contrario. En palabras de Oscar Wilde, con las mejores intenciones muchas veces generamos los peores resultados. Desde esa perspectiva, el tema puede ser revisar qué has hecho para encontrarle un sentido a la vida, cuáles han sido tus «mecanismos de búsqueda» porque puede ser ahí donde te estés equivocando. Si obtienes el mismo resultado, es porque lo que estás haciendo no funciona y es ahí donde puede empezar el más sencillo de los cambios.
      Ximena.

      Responder
  12. Avatar
    javier Dice:

    Apreciada ximena, gracias por este artículo, pues últimamente me he estado haciendo la misma pregunta, Aunque te comento que a mí la pregunta no me abruma, ni me angustia, pues vivo mi vida con serenidad, a pesar que me falta controlar un poco mis reacciones, pero aunque sé que puedo dar mucho a los demás, creo que es más lo que necesito yo trabajarle a mi vida; defectos, impulsos,
    no obstante que puedo darle mucho a la gente estoy de acuerdo contigo que el sentido no está en las cosas externas, sino dentro de nosotros mismos. Muchas Gracias Ximena por las luces que has traído a mi vida.

    Responder
    • Avatar
      Ximena Dice:

      Qué maravilla tu respuesta! El hecho de que esa sea una pregunta que no te abrume porque muchas veces son las preguntas -y no las respuestas- las que nos generan las dudas y los problemas que enfrentamos en la vida diaria. Muchas gracias por compartir tu vivencia!
      Ximena.

      Responder
  13. Avatar
    Ana Dice:

    Muchas gracias por la ayuda y por los comentarios que edifican, realmente me a ayudado a recapacitar pero gracias a todos me e levantado y realmente todo eso que ayuda a hallarle sentido a la vida es algo hermoso y ayuda y un requisito de Dios.

    Responder
  14. Avatar
    Martha P. Dice:

    Me han parecido interesantes los artículos. Amorosos y sencillos consejos. Hay temas muy complicados, a veces no vemos la luz….ante la muerte de una personita amada hay impotencia y mucha tristeza…

    Responder

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *