“Cuando muere una persona a la que has amado,
en lugar de pensar en la desgracia de haberla perdido,
piensa en la suerte de haberla conocido”
L. D’Arigo

 

  • Un duelo es un proceso que se lleva a cabo después de una pérdida.
  • Pérdida no es sinónimo únicamente de la muerte de otro. La sensación de pérdida se puede generar por:
    • La terminación de una relación amorosa
    • La infidelidad: conlleva un proceso de duelo en el que ambas partes tienen que empezar a reconstruir una relación desde otra perspectiva pues una infidelidad es un quiebre entre lo que las personas pensaban que era su relación y lo que pasa a ser
    • La pérdida de una amistad
    • La pérdida de un trabajo
    • Cambiar de ciudad o de país de residencia
    • La pérdida de un estilo de vida después de tener un hijo
    • El proceso de crecimiento: en la adolescencia, los jóvenes ‘adolecen’ porque empiezan a darse cuenta que el mundo –empezando por sus padres- no era como pensaban. Esto genera dolor y sufrimiento, de nuevo, habiendo un antes (niñez) y un después (adultez)
  • Olvidar a propósito es imposible por lo que para poder superar una pérdida, es necesario llevar a cabo el proceso de duelo. Esto significa darle un curso al dolor sin pretender cancelarlo para poder sanar la herida y seguir viviendo en el presente habiendo archivado el dolor en el pasado.