“Si quieres salir del dolor has de pasar por el medio”.
Robert Frost.

  • Es importante diferenciar entre los actos auto lesivos mayores (como los que se presentan en personas con esquizofrenia o demencia) y los menores que son característicos de personas que carecen de control de impulsividad o están afectadas por una patología compulsiva (Nardone & Selekman, 2013).
  • Los comportamientos auto lesivos pueden ser muchos:
    • Cortarse con una cuchilla de afeitar
    • Quemarse con un cigarrillo
    • Rascarse hasta sacarse sangre
    • Arrancarse las pestañas
    • Arrancarse el pelo
    • Morderse
  • Estos comportamientos aparecen inicialmente como comportamientos compensatorios por un sufrimiento emocional, psicológico. Sin embargo, a fuerza de repetirse en el tiempo, se transforman en una compulsión placentera e irrefrenable.
  • Al evolucionar en una compulsión placentera se pone en evidencia que estos comportamientos no tienen nada que ver con los actos suicidas porque el objetivo no es ponerle fin a la vida sino torturarse con alguno de los siguientes objetivos:
    • Búsqueda de sensaciones fuertes (placer)
    • Buscar sedar un dolor emocional a través de un dolor físico
  • En otras palabras, “en la mayoría de los casos el efecto sedativo frente al dolor psíquico causado por la práctica del comportamiento patológico se transforma, en unos meses, en una forma de ritual placentero” (Nardone & Selekman, 2013).

 

Artículos Relacionados